EL ESPÍRITU DE VERDAD Primer domingo en el tiempo de Pentecostés

June 4, 2017

 

Estamos enfrentamos a una situación diferente - y tenemos que enfrentarla juntos. Además, tenemos que decidir cómo vamos a enfrentarlo. Les pido que reflexionen sobre los presidentes que precedieron a Donald Trump. El presidente Reagan, los dos presidentes Bush, el presidente Clinton y el presidente Obama por lo menos mencionaban a la injusticia que sufren los indocumentados y sus familias. Mientras que nuestro movimiento ganaba fuerza, persistente año tras año, llevamos a Obama a las órdenes ejecutivas que reconocían los derechos humanos de los indocumentados. Debido a esta posición más simpática en la parte superior del gobierno, pudimos encontrar maneras de detener las deportaciones combinando la movilización, los medios de comunicación, las contradicciones legales y políticas que permanecieron en el sistema. Tenemos muchas victorias: victorias duras, pero victorias. Mientras luchábamos juntos, mientras dependíamos de nuestra fe, el amor creció entre nosotros y eso también nos sostuvo.

La elección de Donald Trump representa un cambio en la parte superior - un cambio que es apoyado por las mayorías republicanas en el Congreso. Trump y su marca América Blanco Otra vez el movimiento puede no sobrevivir a las próximas elecciones, tal vez ni siquiera los próximos cuatro años. Sin embargo, mientras que Trump está en el poder, estamos enfrentando una verdadera determinación para eliminar a la mayor parte de la población latina que puedan. Nuestras próximas generaciones de jóvenes están en peligro, etiquetados como delincuentes, negados el conocimiento de quiénes son, rodeados de violencia, inoculados por un mundo de fantasía electrónica de defenderse. Al mismo tiempo, la corrupción y el asesinato y la pobreza han sido exportados por los continentes de las Américas y no hay refugio donde regresar.

Sin embargo, cuando la injusticia aumenta, también se vuelve más frágil. A medida que se expone la injusticia, el gobierno Trump se vuelve más aislado. Cuando está haciendo lo peor, se está haciendo más vulnerable. Cuando se enfrenta con la verdad de lo que está haciendo, con su racismo, con su inhumanidad, caerá. Esta semana Trump declaró su guerra contra la creación de Dios, sobre el medio ambiente. Cada día se expone y alimenta la resistencia. Sin embargo, es su racismo el que lo convertirá en un pilar de sal, y es el movimiento de la verdad, el movimiento contra la deportación masiva y el encarcelamiento masivo que hará que ese pilar de sal se desmorone.

A medida que nos levantamos para luchar contra este monstruo necesitamos el amor que nos une, el amor que une a nuestras familias ya nuestra familia de familias, el amor que vence los celos, la envidia y la ira, el amor que proviene de una comunidad de fe y resistencia.

Hoy celebramos en oración especialmente a Miguel Pérez quien permanece detenido para luchar contra su deportación, consciente de que está luchando por miles como él. Su sufrimiento debe hacernos conscientes de la fuerza de su convicción y su amor por su pueblo. Necesitamos apoyarlo y necesitamos sacar fuerza hoy de su fe - y su Espíritu de resistencia - y de la fe y el Espíritu de su familia que nos trajo su caso.

Hoy es el Día de Pentecostés en el calendario cristiano. Es un día muy importante. Hemos caminado con Jesús desde su nacimiento profético, a través de su ministerio para traer el Reino de Dios al pueblo, a través de su confrontación y su detención, encarcelamiento, tortura y crucifixión - y luego a su resurrección. Hemos pasado las últimas siete semanas con sus discípulos en presencia de su resurrección, aprendiendo de nuevo las lecciones que enseñó a los discípulos, preparándolos para su ministerio. La semana pasada recibimos su última comisión, para hacer discípulos en todas las naciones a las cuales el pueblo de Dios sería dispersado.

El viaje con Jesús - tanto para los discípulos como para nosotros hoy - ha reconstruido nuestra fe y ha comenzado a restablecer nuestro valor y nuestra convicción. La última instrucción a los discípulos fue reunirse en Jerusalén y esperar la presencia del Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad, que convencería al mundo que había asesinado al Hijo de Dios.

Estaban reunidos en la clandestinidad, porque como seguidores de Jesús eran hombres cazados. Fueron cazados por los romanos y fueron cazados por la policía del templo. Muchas personas habían sido atraídas a Jesús, a su enseñanza, a su inocencia de los pecados y la corrupción del mundo. Sin embargo, los discípulos temían por sus vidas, temían llegar a estas personas. Vieron lo que le había sucedido a Jesús, a quien amaban. Todavía estaban avergonzados de no haber llegado a su defensa.

Luego vino el Espíritu Santo. Llegó como lenguas de fuego. Estaba en todas partes alrededor de ellos y en ellos. Los cambió. Las apariciones del Jesús Resucitado las había preparado a ellos, para algo que viene de Dios en sus vidas. Y ahora llego el espíritu santo a ellos.

Esto sucedió el día de una celebración especial entre los judíos en Jerusalén a la que habían llegado miles, muchos de los que regresaban de las tierras a donde habían desalojados. Salieron de la clandestinidad, fueron entre las multitudes reunidas en la ciudad y comenzaron a predicar. ¿Qué dijo Pedro?

Él dijo: "Por lo tanto, todo Israel esté seguro de esto: Dios ha hecho a este Jesús, a quien tú crucificaste, Señor y Mesías". Él dijo a la gente que su país había matado, asesinado, crucificado a un hombre completamente inocente Completamente inocente por su fidelidad a Dios. ¡Habían asesinado al Dios que Dios había enviado para salvarlos!

Cuando el pueblo, sintió estas palabras como un golpe en sus corazones, preguntaron qué debemos hacer, Pedro dijo: "Arrepentíos y bautícese en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados y recibiréis el Espíritu Santo". Día de Pentecostés en la ciudad de Jerusalén, ante la presencia de las autoridades y de los soldados romanos, tres mil se adelantaron y fueron bautizados - PORQUE LOS DISCÍPULOS HABLARON LA VERDAD DE LA CRUCIFICIÓN DE UN HOMBRE INOCENTE.

¿Dónde los discípulos tuvieron el valor de hablar a la gente, de decirles la verdad sobre el asesinato de este hombre más inocente de todos los hombres? ¿Qué dio a sus palabras el poder de mover a miles? En las próximas semanas caminaremos con los discípulos mientras organizan la primera iglesia de discípulos, la primera iglesia de fe y resistencia. Veremos que a medida que reconocían la injusticia y el odio que ascendían, les hizo reunirse, compartir todas las cosas en común, realizar el amor del Reino entre ellos. Veremos los milagros que ocurrieron mientras se organizaban. Y de hecho, hubo un milagro en este primer día.

Usted ve, la gente había llegado a Jerusalén de muchos países. Muchos de ellos habían olvidado su lengua. Pocos entendían el dialecto de los galileos que eran de la aérea más pobre del país. Y sin embargo, cuando Pedro y los discípulos hablaron, entendieron cada palabra. Incluso se preguntaron: "¿No son todos estos los que nos hablan don galileos? Entonces, ¿cómo es que cada uno de nosotros los escuchamos hablando en nuestra propia lengua nativa?

Esta mañana leemos la vieja historia del testamento sobre la torre de Babel. Los hijos de Noé habían olvidado la fe de sus padres y decidieron construir un imperio propio, una torre que les permitiría gobernar el mundo después del diluvio. Dios vio su arrogancia por Dios odia a aquellos que construyen imperios para su propia codicia y ego, y que niegan la autoridad y la justicia de Dios. Así que los confundió, les hizo hablar idiomas diferentes para que no pudieran entenderse y fueron dispersados alrededor de la tierra. Como la torre de Trump hoy, la torre de babel estaba llena de división y desconfianza.

Israel fue una de las muchas naciones conquistadas por los romanos. Todos ellos hablaban diferentes idiomas y, separados, eran impotentes aunque eran superaban en numero a los conquistadores. El milagro del primer día de Pentecostés fue que todos ellos entendieron el mensaje de los discípulos y fueron movidos a ser bautizados. ¡La torre de Babel fue reemplazada por el bautismo popular ante Dios! Durante los siguientes cuarenta días, los discípulos bautizarían a muchos miles de personas. Se enfrentarían a las autoridades y formarán la primera comunidad de resistencia, preparando a miles de personas para organizar comunidades de fe y resistencia cuando regresen a sus hogares en las muchas naciones conquistadas del imperio. Ese es el milagro de Pentecostés que celebramos hoy.

¿Es esto sólo una historia en un libro antiguo que leemos? ¿Acaso estas Sagradas Escrituras, la historia del pueblo de Dios, nos han llevado estos últimos años mientras persistimos en nuestra lucha? ¿No nos enfrentamos a un imperio que nos atrajo aquí durante décadas y luego determinó que estábamos creciendo para ser demasiados, demasiado poderosos, y así comenzó la campaña para expulsar a millones? ¿Y la fe que Jesús enseñó y demostró con su vida no ha sido la fe que nos dio coraje y sabiduría para persistir - resistir - a permanecer aquí y crecer cada año en nuestro número y en nuestra unidad? ¿Y no hemos presenciado el amor y la solidaridad entre nosotros que ha crecido de resistir juntos?

¿Estamos listos hoy para recibir el bautismo del Espíritu Santo? ¿Estamos dispuestos a buscar a nuestra gente y hacerles ver la verdad - que esta nación está asesinando y crucificando a aquellos a quienes Dios ha hecho inocentes?

Usted puede decir que los once millones que este gobierno busca para sacar de este país que puede ser Jesús, un hijo de Dios. Sin embargo, aquellos que se arrepienten y se reconcilian con Dios son los hijos e hijas de Dios. ¡Te digo que, mientras se sienta ahora en prisión, sacrificando por su pueblo, Miguel Pérez es ahora tan inocente como Jesús! Aquellos que se niegan a ser indiferentes al sufrimiento de los que les rodean, que le piden a Dios mientras cantamos todo hoy, "Sólo le pido a Dios que no sea yo indiferente a su sufrimiento", los que recibirán el Espíritu Santo en las próximas semanas. Miguel Pérez soporta el sufrimiento de la detención ahora para otros como él que se está haciendo tal injusticia. Él no ha vivido la vida de Jesús, pero yo les digo que a él ya los demás que sufren por el pueblo se les da la perfección de Jesús. Su persecución es la persecución de la inocencia ante el Señor. Hoy pedimos a Dios que nos impida ser indiferentes a ese sufrimiento. Pedimos a Dios que nos dé la valentía de salir y decirle a la gente que se arrepienta de la indiferencia y que sea bautizado en el nombre del pueblo de Dios que son perseguidos injustamente, bautizados y reciben el Espíritu Santo. El enemigo al que nos enfrentamos; El gobierno que se opone a nosotros, es más peligroso, más racista, más en contra de nosotros mas ahora que hemos visto antes. Sin embargo, es frágil. Se romperá. Si nos mantenemos fuertes en estos próximos meses y sí años, entonces lo que reemplaza a Trump será más justo que el que lo precedió.

El llamado de Pentecostés, el milagro de Pentecostés, no fue el fin del Imperio Romano - fue el comienzo de las comunidades del Reino que se extendieron por todas partes. En las próximas semanas aprenderemos lo que los discípulos aprendieron sobre la organización de estas comunidades, las comunidades de fe, las comunidades del Espíritu Santo que necesitamos en estos tiempos. Sí, tres mil fueron bautizados y miles más en los días venideros. Sin embargo, sólo algunos formaron las comunidades de fe, la iglesia de discípulos, que extendería el movimiento y mantendría el fuego vivo entre millones. En estas semanas de Pentecostés buscamos esa iglesia entre nosotros, buscamos el amor que nos une y la verdad que nos hace libres.

En este día, a los discípulos se les dio la autoridad y el poder y el coraje para decir la verdad - para convencer a una nación de la crucifixión de los inocentes. Los discípulos eran personas como nosotros. Sin embargo, comenzaron un movimiento que cambió el mundo - que plantó las semillas del Reino de Dios entre el pueblo de Dios. Hablaron la verdad de la crucifixión y trajeron la esperanza de la resurrección al pueblo. A la luz de la verdad - y la esperanza - los malvados se vuelven frágiles y pronto se romperá.

La semana pasada, le presentamos ocho ministerios y le pedimos que oraran sobre el cual usted podría elegir. Esta semana, le pedimos que elija y firme para uno o más de estos ministerios. Una iglesia de discípulos es una cosa poderosa, sin embargo, los discípulos deben hacer que otros discípulos, deben elegir un ministerio.

Recuerden que hubo doce discípulos, pero Judas traicionó a Jesús a los romanos y se suicidó, así que ahora sólo había once. Lo primero que hicieron fue elegir a un nuevo duodécimo discípulo, entonces eran doce nuevamente, completos en su unidad, su disposición a sacrificarse el uno por el otro, su capacidad de amarse y compartir en todas las cosas por igual. ¿Quién será el duodécimo discípulo hoy? ¿Quién nos completará? ¿Quién dejará que el Espíritu los guíe? ¿Eres tú? ¿Eres tú? ¡Que el Espíritu Santo descanse sobre cada uno de ustedes! Danos fe. ¡Danos fe! amen

 

Los Sagradas Escrituras Para La Primer Semana En El Tiempo De La Pentecostes

 

Génesis  11:1-9   La torre de Babel

En ese entonces se hablaba un solo idioma en toda la tierra.   Al emigrar al oriente, la gente encontró una llanura en la región de Sinar, y allí se asentaron. Un día se dijeron unos a otros: Vamos a hacer ladrillos, y a cocerlos al fuego.» Fue así como usaron ladrillos en vez de piedras, y asfalto en vez de mezcla. Luego dijeron: Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra. Pero el Señor bajó para observar la ciudad y la torre que los hombres estaban construyendo,  y se dijo: «Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es sólo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr.  Será mejor que bajemos a confundir su idioma, para que ya no se entiendan entre ellos mismos.  De esta manera el Señorlos dispersó desde allí por toda la tierra, y por lo tanto dejaron de construir la ciudad. Por eso a la ciudad se le llamó Babel, porque fue allí donde el Señor confundió el idioma de toda la gente de la tierra, y de donde los dispersó por todo el mundo.

Hechos 2: 1-12  El Espíritu Santo desciende en Pentecostés

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos juntos en el mismo lugar.  De repente, vino del cielo un ruido como el de una violenta ráfaga de viento y llenó toda la casa donde estaban reunidos.  Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.  Estaban de visita en Jerusalén judíos piadosos, procedentes de todas las naciones de la tierra.   Al oír aquel bullicio, se agolparon y quedaron todos pasmados porque cada uno los escuchaba hablar en su propio idioma. Desconcertados y maravillados, decían: «¿No son galileos todos estos que están hablando?  ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye hablar en su lengua materna?  Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, de Judea y de Capadocia, del Ponto y de Asia,  de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las regiones de Libia cercanas a Cirene; visitantes llegados de Roma;  judíos y prosélitos; cretenses y árabes: ¡todos por igual los oímos proclamar en nuestra propia lengua las maravillas de Dios!  Desconcertados y perplejos, se preguntaban: ¿Qué quiere decir esto?

Hechos 2: 36-41 Pedro se dirige a la multitud

 Por tanto, sépalo bien todo Israel que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Mesías. 37 Cuando oyeron esto, todos se sintieron profundamente conmovidos y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles:—Hermanos, ¿qué debemos hacer?  —Arrepiéntase y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados —les contestó Pedro—, y recibirán el don del Espíritu Santo.  En efecto, la promesa es para ustedes, para sus hijos y para todos los extranjeros, es decir, para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios quiera llamar.  Y con muchas otras razones les exhortaba insistentemente: —¡Sálvense de esta generación perversa!  Así, pues, los que recibieron su mensaje fueron bautizados, y aquel día se unieron a la iglesia unas tres mil personas.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

"Elvira's Faith & Barack's Challenge" Available Now!

September 27, 2016

1/1
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive