Los Latino Debemos Proporcionar Liderazgo

January 16, 2017

Los Latino Debemos Proporcionar Liderazgo

Elvira Arellano  (English Version Follows Below)

 

 

Mi hijo, quien, desafortunadamente, cumplió 18 años inmediatamente después de las elecciones, me ha explicado que está en el proceso de organizar huelgas de estudiantes de secundaria en el preciso  momento de la inauguración de Donald Trump el 20 de enero. Muchos de los alumnos, al igual que él, tienen una madre indocumentada o un padre indocumentado, o ellos mismos son “soñadores”.  Llevarán botones con la consigna “Huelga estudiantil – paren las deportaciones”.  Desde luego  mi hijo y su movimiento me dan orgullo, pero hay unos cuantos temas que quisiera platicar con él.

Como latinos, como familias indocumentadas y soñadores, y como personas que nos preocupamos por la situación de las familias refugiadas centroamericanas y mexicanas, además de las políticas norteamericanas y como impactan a los pueblos de América Latina, tenemos un reto muy grande por delante.  Tenemos que mantener vivas nuestras propias luchas, y a la vez, defendernos de la administración de Trump y del Congreso con mayoría del partido republicano.

Cuando, en un par de semanas, Trump y los congresistas republicanos se encuentren en poder, todos aquellos que nos oponemos a ellos estaremos reorganizando nuestras coaliciones.  En mi opinión, tenemos que hacer más que simplemente promover nuestras propias reivindicaciones.  Debemos ocupar el papel de liderazgo que nuestros números y nivel de influencia requieren. Tenemos que ayudar a construir la entera coalición de oposición.

De ninguna manera diré a mi hijo y a sus amigos que deben olvidarse de aquellas cosas que más les preocupan, y a mí también como una madre indocumentada.  De hecho, quiero que desaten una lucha muy fuerte.  Pero he aprendido por medio de la experiencia que nos demócratas son aptos a abandonarnos como han hecho en el pasado.  Bajo la administración de Obamo tuvimos que aguantar 2 millones de deportaciones.  Ahora con razón, Obama dice que le fue muy difícil encontrar los votos en el Congreso, inclusive de su propio partido, para  poder aprobar una reforma migratoria. Y a fin de cuentas nos ayudó como individuo.  ¿Pero qué tal de aquellos demócratas que han dicho que debe haber un cambio de rumbo para ganar las elecciones?

Todos los días oímos ciertos demócratas decir que la coalición del futuro necesita ganarse los votos de aquellos trabajadores blancos que dieron sus votos a Trump, causando que el Colegio Electoral le haya entregado la elección a él. No es probable que aquellos votantes tomen la parte de los latinos en las cosas que son, para nosotros, de suma importancia.  ¿Acaso nos sacrificarán con el fin de ganar el apoyo de estos trabajadores blancos?  Hay cosas de las cuales podemos estar de acuerdo. El Tratado de Libre Comercio perjudicó a los trabajadores en la industria estadounidense, y también a los campesinos mexicanos, de los cuales 5 millones perdieron sus fuentes de trabajo y en muchos casos también a sus tierras, cuando el TLCAN hizo posible el “dumping” de productos baratos de la agricultura norteamericana en México.   De hecho en ese tiempo el número de indocumentados – cinco millones – que llegaron desde México fue prácticamente lo mismo, muchos de ellos personas que perdieran su manera de vivir a causa del TLCAN.

Las políticas propuestas por los republicanos van a tener el impacto de bajar los salarios, y podemos unir con los trabajadores blancos, y otros, en la lucha a favor de un salario mínimo nacional de $15 la hora.  De hecho la mayoría de los trabajadores con salarios bajos en este país son gente de color.  Pero como sea todo esto, no podemos abandonar nuestra lucha en contra de las deportaciones. 

Lo que le dije a mi hijo es que debe seguir luchando para sus propias reivindicaciones pero a la vez pero crear la solidaridad con los que están dispuestos a solidarse con él.  El racismo está vivo y coleando en este país. Tenemos que luchar en contra de este racismo pero a la vez no permitir que quedemos aislados.

Me entero que van a haber muchas manifestaciones en enero para apoyar a los soñadores y de las familias de inmigrantes indocumentados.  También tienen planeados movilizaciones en defensa de la reforma sanitaria de Obama.  También se va a  movilizar en favor del salario mínimo de $15. Seguramente habrán muchas otras movilizaciones. 

Le dije a mi hijo que ahora el representa un poder real, verdadero. Tiene consigo los números.  Y el clima político actual no es como después de los ataques terroristas de septiembre 2001, pues ahora contamos con el apoyo de millones.  Debe trabajar para organizar una  marcha de solidaridad unitaria el 20 de enero.  La única manera de asegurar que los latinos no se dejen atrás es que tomemos un papel en organizar el liderazgo de estos actos.

 

Latinos Should Lead

Elvira Arellano

 

My son who, unfortunately, turned 18 just after the election, explained to me that he is busy organizing high school walk-outs at precisely the time Donald Trump is being sworn in as President on January 20th. Many of the students, like him, have an undocumented parent or are themselves dreamers. Their buttons read,  “Walk Out - Stop the Deportations”. Of course I am proud of my son and his movement – but I had a few ideas to discuss with him.

As Latinos, as undocumented families and dreamers, as people concerned with refugees from Central America and Mexico, as people concerned about U.S. policies that affect our families in Latin America, we have a challenge. On the one hand, we have to keep our issues alive – and we have to defend ourselves against the Trump Administration and the Republican Congress.

As President Trump and the Republicans come to power in a few weeks those who oppose them will begin reorganizing their coalition. I believe we have to do more than just push our own concerns. We have to take the place of leadership which our numbers and our influence require. We have to help build the whole opposition coalition.

I am not going to tell my son and his friends to forget about those things which concern them – and of course myself as an undocumented mother. I want them to fight and fight hard. Yet experience tells me that the democrats will sacrifice us again as they have done before. We suffered two million deportations under Obama. Obama correctly says that he had difficulty getting the votes he needed from his own party to pass immigration reform. He did, after all, finally act on our behalf on his own. What about those democrats calling for a change in direction to win the next election?

Every day we hear certain democrats say that the coalition of the future must win the votes of those blue collar white workers who voted for Trump and swung the electoral college vote in his behalf. Those workers are not likely to take the side of Latinos on the issues that concern us. Will we be sacrificed to win the support of these white workers?

There are things we can agree on and things we should not agree to. NAFTA was bad for industrial workers in the United States. It also devastated our people in Mexico. Over five million agricultural workers in Mexico lost their jobs – and often their land – when NAFTA allowed big Agribusiness to dump cheap corn and rice into Mexico. In fact, during this period the same number of undocumented workers -  five million - crossed the border to find work in this country, many having lost their jobs to NAFTA.

Republican policies will bring lower wages and we can join together with white workers to fight for a minimum wage. After all, most low wage workers today are people of color. Still, we can’t give up on our fight against the deportations.

What I told my son was to stick to his issues but to also build solidarity with those who will build solidarity with him. Racism is alive and well in this nation. While we fight this racism we must not allow ourselves to become isolated.

I am hearing about demonstrations in January in support of the dreamers and undocumented families. I am hearing about demonstrations to defend the Affordable Care Act. I am hearing about demonstrations for the 15 dollar an hour minimum wage.  I am sure there will be many others.

I told my son that he represents real power now. He has the numbers. And unlike the political climate after 9/11, 2001, millions support us. He should reach out and help to organize a SOLIDARITY march on January 20th. Only when Latinos take leadership in bringing the opposition together can we be sure that Latinos don’t get left behind.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

"Elvira's Faith & Barack's Challenge" Available Now!

September 27, 2016

1/1
Please reload

Recent Posts
Please reload

Archive